Villanos o héroes

4

abril 9, 2013 por anagomez

… de la indignación nace la voluntad de compromiso con la historia.

J. L. S.

Éste es un martes familiar, un extraño día más después de esa semana caprichosa. He salido a la calle con el pelo mojado y un suéter amarillo para dar un paseo y comer en casa de Rita. Allí fue donde terminó la noche de ese emocionante miércoles que ha planteado más preguntas que respuestas.

¿Qué sucedió el 3 de abril de 2012?, ¿de qué hablaron Alma y mi jefe en aquel garaje?, ¿cuál de los dos es el villano de la película?, ¿alguno es el héroe? Y, sobre todo, ¿qué pinto yo en todo esto?

Hemos buscado el sol en la terraza con dos botellines, unas patatas asadas con limón y tomillo y un paquete de Camel y hemos recordado la tarde del miércoles y la mañana del domingo.

- Yo sigo pensando que es mejor hablar con Alma cuanto antes-, ha dicho mi amiga, quitando las hojitas muertas de un helecho sabio.

- Podríamos averiguar algunas cosas más antes, ¿no?-, he contestado.

Sabía dónde vivía y el jueves no había podido evitar acercarme a su casa, fascinada por lo común de una ciudad ruidosa que esconde misterios ambiguos. Pero como el día anterior me había quedado paralizada delante del pesado portón sin decidirme a entrar y me había marchado a clase, a Clara, a mis compañeros de aventuras, a la libertad de las tardes de vino y galletas de chocolate.

La noche llegó fría y en la discoteca encontré un refugio inesperado. Nada había cambiado, nadie parecía haber notado el terremoto sólo un día antes. Allí estaban el olor a alcohol insistente, esa voz abusiva y estridente por todas las esquinas y Martín rescatándome con su traje y su ternura.

El olor caliente del café me despertó de un nuevo fin de semana junto a mi libro de relatos de Flannery O’Connor. Martín y yo desayunamos con su hermano y después nos fuimos a celebrar con Rita y su amigoamanteenemigoydenuevoamigo el nacimiento de su sobrina a la terraza del mercado de San Antón. Una criatura limpia y sincera que sentí muy cerca. Todavía no sabíamos que ese mismo día se había ido una vida serena, una vida que dará más sentido a los nuevos nacimientos.

Pero las nubes han vuelto al suelo de Madrid.

- ¿Qué quieres averiguar de ella?-, me ha preguntado mi amiga delante de un té con miel.

- Pues por ejemplo qué tiene contra mí-, he sugerido distraída, dirigiéndome a la puerta.

 

alma

 

Cuando he salido a la calle he vuelto a sentir esa atracción planetaria hacia la casa de aquella chica, así que he cogido el metro y me he quedado de pie frente al edificio. Estaba a punto de entrar detrás de una señora con bastón dorado, cuando algo me ha paralizado y he salido corriendo de allí.

Al fondo del portal se ha abierto la puerta del ascensor y he visto salir de él a David L. Ese David L. que no responde a mis correos, pero que se aparece delante de mí cada vez que he conseguido olvidarlo.

Share


4 comentarios »

  1. Rosa dice:

    Me encanta como utilizas tus sentimientos y vivencias para construir tus ficciones y relatos.

  2. jesus maria moreno solanas dice:

    Jopé. Ya tengo ganas de que llegue la semana que viene para leer el siguiente… Sigo diciendo que tienes frases que son geniales:”Pero las nubes han vuelto al suelo de Madrid”.

  3. Antonio Marco dice:

    Me acabo de incorparar a tu historia Ana. Confieso que me cuesta entender bien toda la trama. No me hago con los personajes, sin embargo me parece genial tu forma de relatar, de contar, tus metáforas inteligentes y el formato : música, fotos, pinturas, etc.
    ahora sé que no me la voy a perder

    • anagomez dice:

      Muchas gracias Antonio.
      Prometo utilizar tus apuntes para mejorar el relato, pero entiende que esta realidad es nueva y desafiante para mí. Vuestra ayuda siempre es confortable.
      Bienvenido.

      Y a Rosa y a Jesús, de nuevo gracias por seguir a mi lado una semana más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>