Prometo

0

enero 31, 2013 por anagomez

El día ha amanecido inquieto, garabateado y manchado de amarillo, cargado de argumentos y ha avanzado hasta alcanzar lo grotesco.

He salido pronto de casa, pero cuando he llegado al Estar café, Martín ya me esperaba leyendo El guardián entre el centeno delante de una cerveza. Pedí lo mismo. Sentada junto a él me sentí torpe, charlando y bebiendo con fingida serenidad. Fue una tarde terapéutica, pero cuando nos despedimos me explicó el verdadero motivo de nuestro encuentro.

Y me fui a la calle Génova para mostrar mi compromiso con esos que nos dirigen hacia el abismo.

 

IMG_20130131_222602

 

Yo os prometo pedir perdón si me equivoco, si demostráis que no sois unos miserables indecentes, unos sucios tramposos, unos delincuentes y unos paletos arrogantes.

Prometo no volver a parar delante de vuestro edificio si me convencéis de que ninguno de los que ocupan sus despachos y almacenes, cuartitos, trasteros y archivadores con el humo de sus puros satisfechos está corrupto.

Prometo no despreciaros si os sometéis a una investigación digna y probáis que no habéis recibido dinero dentro de sobres, si señaláis a los que sí lo han hecho, porque los hay, si dais la cara y nos dejáis salir de este agujero que estáis cavando amablemente para hacer montañitas a las que subir a unos cuantos horteras de urbanización marbellí.

Prometo no perder los nervios si vosotros prometéis que no os voy a volver a ver reír durante una sesión del control, que vais a responder algo más que el habitual “y tú más”.

Prometo manifestarme con traje de cóctel para que no se os ocurra volver a decir que soy yo la que da mala imagen a este país, gobernado por patéticos bandidos.

Y prometo aplaudir la inevitable dimisión de ese presidente Mariano Rajoy, que ha resultado ser menos patán de lo que parecía, 25.200 euros menos patán cada año, pero igual de cobarde.

De camino a casa el frío me animó, pero ahora que voy a salir hacia la discoteca, las últimas palabras de Martín esta tarde vuelven a mi mente:

- De verdad, Ana, ten cuidado con ese jefe tuyo. Creo que oculta algo y tú me importas.

Share


0 comentarios »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>